lunes, 24 de marzo de 2008

Ismael Cabezas. Creo que la inspiración reside en el derecho tributario


Algunos lectores me acusan
de reiteración en los temas,
una perniciosa obsesión por la poesía
el amor, su búsqueda y pérdida,
los escritores suicidas, el paso del tiempo.
Es cierto. Qué le vamos a hacer.
Soy un hombre de pocos recursos
y enraizadas manías.

Al fin y al cabo,
qué más da si suelo dedicarme
en mañanas algo grísáceas
a retener en la mirada el gesto
de una joven que se acaricia el pelo
y la languidez de sus piernas
me hace sentir tristeza
si las hojas de sauces cercanos
recuerdan a Miranda Richardson
en un hermosa película que adoro.


Cuánto importa, es la mujer que amo.
(Lejos, estudia con minuciosa dedicación,
los tonos dorados de un cuadro de Klimt)

Y nuestros cuerpos que no se aman
cada noche son el territorio de la muerte.



Ismael Cabezas nació en La Línea (Cádiz) en 1969.
El otoño del solitario, su cuarto poemario, Editorial Corona del sur, colección Mar de Tanis.

La ilustración que acompaña el poema lleva por título la hoja roja y la firma Virginia Piñon

2 comentarios:

Ismael dijo...

Gracias Arturo por publicar el poema.
Te enviaré por correo-e mi dirección postal para que me puedas enviar tu "El trigo del loco".
Por cierto, debido al poco tiempo de que dispusimos no te hablé del concierto ante sólo 1100 personas de Nick Cave que pude ver el pasado Abril en Málaga. Sé que eres fan.
Un abrazo, Ismael.

Nadiel Martí Moreno dijo...

nuestros cuerpos que no se aman.. eso es.